martes, 16 de mayo de 2017

OPERACIÓN GARIBALDI

OPERACIÓN GARIBALDI fue una acción de INTELIGENCIA DEL SERVICIO SECRETO ISRAELÍ, LA MOSSAD, llevada a cabo en la ciudad de la zona norte del Gran Buenos Aires y cabecera del partido de San Fernando en la provincia de Buenos Aires, Argentina, en mayo de 1960, que consistió en la localización, identificación, secuestro y posterior traslado ilegal a Israel del fugitivo jerarca nazi ADOLF EICHMANN, este estuvo a cargo de implementar la “SOLUCIÓN FINAL”, el plan de ADOLF HITLER para el exterminio de los judíos en Europa, durante la Segunda Guerra Mundial. Así, se calcula que fue co-responsable de la muerte de más de cuatro millones de judíos en campos de exterminio.

El MOSSAD (Instituto de Inteligencia y Operaciones Especiales) lo descubre a finales de los 50's y realiza un sociograma político y social de Argentina y con esto, surge la inquietud de por qué este país no extraditaría a un criminal de guerra nazi, concluyendo que el gobierno de FRONDIZI estaba teniendo planteos militares, que fomentaban la posibilidad de que entre éstos habría informadores filo nazis que estarían protegiendo a criminales alemanes. En Roma había logrado obtener una identidad falsa, haciéndose pasar por RICARDO KLEMENT, gracias a la colaboración de la CRUZ ROJA INTERNACIONAL Y MIEMBROS DE LA IGLESIA CATÓLICA.

Pasó inadvertido hasta 1957, cuando su hijo mayor, NICK, se hizo amigo de una niña llamada SILVIA. Su padre, LOTHAR HERMANN, era un sobreviviente del HOLOCAUSTO. Los comentarios antisemitas de NICK lo hicieron sospechar. HERMANN escribió una carta, a FRITZ BAUER, sobreviviente del HOLOCAUSTO y fiscal jefe de la región alemana de Hesse. BAUER informó a los israelíes y ellos comenzaron a espiar al supuesto RICARDO KLEMENT. Compararon fotos de éste con EICHMANN y comprobaron que eran la misma persona, a través de detalles en las orejas. Fue capturado el 11 de mayo de 1960. “Si te mueves -le dijo uno de los agentes israelies- recibirás un tiro en la cabeza”. EICHMANN contestó en alemán: “Acepto mi destino”.

Al ser trasladado a Israel y ser sometido a un largo juicio, pudieron comprobarse crímenes de lesa humanidad y fue encontrado culpable de ellos. Según el criminal de guerra, se sometió a un juicio para evitar que la humanidad repita tales hechos. Declararon miles de testigos. Se sometió a la jurisdicción israelí por lo que se llama en un proceso judicial economía procesal, dado que muchos testigos perjudicados vivían en ese país. Esta operación clandestina generó un gran debate en la ARGENTINA y una enérgica protesta del gobierno de FRONDIZI, en contra de Israel, llegando a poner en serio riesgo las relaciones diplomáticas entre ambos países. El secuestro fue interpretado como una violación flagrante de la soberanía, y éste fue el motivo por el cual Israel desde un comienzo negó toda responsabilidad en el hecho.

La explicación oficial del gobierno de Israel era que el secuestro había sido llevado a cabo por "voluntarios judíos, algunos de ellos israelíes". Solo en el año 2005 Israel reconoció oficialmente que la operación fue llevada a cabo por iniciativa del gobierno y por agentes de sus servicios secretos. Este hecho que ocurrió en la Argentina configuró un concurso real de delitos, es decir, varios hechos independientes entre sí conformando una serie de delitos penales. En este caso se podría encontrar privación ilegítima de la libertad, falsificación de documentos públicos y traslado ilegal del país o sea su erradicación de la República Argentina. No obstante los que secuestraron a EICHMANN dependían del servicio de inteligencia exterior israelí, por lo que estaban actuando bajo el mando de un Estado extranjero.

Tras un largo proceso, que causó gran impacto y controversias en Jerusalén, EICHMANN fue ejecutado desnudo en la horca la madrugada del 31 de mayo de 1962, acusado de crímenes contra el pueblo judío. En la última carta antes de la ejecución, que se puede ver en la biografía de ADOLF EICHMANN, dio gracias y larga vida a Argentina como le había dado a Austria y Alemania, países en los que consideraba que había sido feliz. Después de ejecutada la sentencia de muerte, los ejecutores deciden incinerar el cuerpo para no dejar rastros y permitir que nadie realice homenajes con respecto a su persona, arrojando sus cenizas al mar Mediterráneo, fuera de las aguas territoriales del Estado de Israel.

Hasta hoy, el secuestro y el misterio en torno de la operación han dado lugar a numerosos libros, películas y reportajes de televisión. El libro más importante que se escribió de la OPERACIÓN GARIBALDI, fue La Casa de la Calle Garibaldi, en el cual el jefe y cerebro máximo de la operación, ISSER HAREL cuenta tal historia como sus memorias de agente de inteligencia y manifiesta su orgullo ganador en la operación que tanto él y sus participantes, quienes vivieron las consecuencias del holocausto judío, vieron su necesidad de hacer justicia por los crímenes cometidos por ADOLF EICHMANN. La Casa de la Calle Garibaldi, que dio lugar al título del libro que escribió ISSER HAREL fue demolida por los familiares de EICHMANN en el año 2001, por lo que en la actualidad es un terreno baldío ubicado en una de las zonas más precarias de San Fernando.

0 comentarios: