miércoles, 9 de agosto de 2017

SANTA CLARA DE ASÍS

Fundadora de las religiosas franciscanas, llamadas CLARISAS. Su padre pertenecía a una de las familias de mejor linaje de la ciudad, y su madre era una dama de profundo sentido cristiano. Cuando tenía 18 años, subyugada por el ardor evangélico de su compatriota, FRANCISCO, (que acababa de poner en marcha la nueva fraternidad), CLARA se confió a su dirección: abandonó su casa, y en la CAPILLA DE LA PORCIÚNCULA, donde vivía FRANCISCO, tomó el hábito de manos del santo, prometiéndole obediencia.

Inmediatamente fue confiada por FRANCISCO al monasterio benedictino de SAN PABLO DE LAS ABADESAS. Allí tuvo CLARA que vencer la enconada oposición de sus parientes. Quince días después, FRANCISCO le procuró un asilo más seguro en el convento de SANT´ANGELO IN PANZO, en las estribaciones del MONTE SUBASIO, donde fue a unírsele, fugada también clandestinamente, su hermana INÉS.

Posteriormente, FRANCISCO dispuso para CLARA y sus imitadoras una vivienda, adaptada al ideal de pobreza y sencillez que ella misma anhelaba, junto a la pequeña iglesia de SAN DAMIÁN, restaurada por el santo. Y en ella se instaló el pequeño grupo de DAMAS POBRES, llamadas luego CLARISAS, formado inicialmente por CLARA DE ASÍS y otras tres compañeras. La comunidad femenina imitaba en lo posible la de los hermanos franciscanos.

Durante cuarenta años, CLARA fue la superiora del convento de MONJAS DE SAN DAMIÁN. Su vida era de gran austeridad y muy rica en obras de caridad y piedad. Se cuenta que alejó con sus oraciones a los sarracenos que asediaban la población de Asís. Falleció en 1253 y fue canonizada dos años después. Sus restos descansan en la cripta de la iglesia dedicada a la santa en Asís. Su fiesta se celebra el 11 de Agosto.

Luego de conocer esta breve biografía de su vida: ¿porque SANTA CLARA DE ASÍS patrona de la televisión?

SANTA CLARA se encontraba gravemente enferma hasta el punto de no poder ir a la iglesia para rezar el oficio con las demás monjas en la solemnidad de la natividad de Cristo. Aquel día todas sus hermanas fueron a rezar y ella se quedó sola en la cama muy triste por no poder acompañarlas. Pero Nuestro Señor no quiso dejarla sin aquel consuelo y la hizo transportar milagrosamente a la iglesia de SAN FRANCISCO y pudo asistir a todo el oficio de los maitines y de la misa de media noche. Además pudo recibir la comunión, y finalmente, el Señor la llevó de nuevo a su cama. Cuando terminó el oficio en SAN DAMIÁN, las demás monjas fueron a ver a SANTA CLARA y le dijeron:

      “¡Ay madre nuestra, sor Clara! ¡Cuánto consuelo hemos tenido en esta santa noche de Navidad! Quisiera Dios que hubieras estado con nosotras”

Y CLARA respondió:

      “Yo doy gracias y alabanzas a mi Señor Jesucristo bendito, hermanas e hijas mías amadísimas, porque he tenido la dicha de asistir, con gran consuelo de mi alma, a toda la función de esta noche santa y ha sido mayor que la que han tenido ustedes. Por intercesión de mi padre San Francisco y por la gracia de mi Señor Jesucristo, me he hallado presente en la iglesia, y he oído con mis oídos espirituales y corporales todo el canto y la música del órgano, y hasta he recibido la sagrada comunión. Alégrense, entonces, y den gracias a Dios por esta gracia tan grande que me ha hecho”.

Es por esto que el 17 de febrero de 1958, el PAPA PÍO XII declaró a SANTA CLARA DE ASÍS patrona de la televisión y de las telecomunicaciones.

0 comentarios: